thumb

Una veintena de aviones llegan al aeropuerto de Teruel, con lo que ya se roza el límite de su capacidad

thumb

El aeropuerto de Teruel está registrando  una intensa actividad con la llegada de una veintena de aviones de gran fuselaje procedentes de la aerolínea rusa Transaero, una empresa que se ha declarado en quiebra. Se trata de la operación de mayor envergadura, por el número de aparatos que han aterrizado en tan poco tiempo, que se realiza en el complejo turolense.

La llegada de los aviones sitúa en el límite de su capacidad a la actual campa del aeropuerto, con posibilidades en estos momentos para almacenar hasta 80 aparatos. Ya en las instalaciones permanecían estacionadas hasta ahora unas cincuenta aeronaves que están siendo objeto de labores de mantenimiento por parte de la empresa Tarmac, la principal concesionaria del complejo de Teruel.

El aeropuerto ha acondicionando este fin de semana un espacio de forma provisional para albergar a los aviones, mientras se reordena la campa. La flota que está llegando a las instalaciones turolenses se compone de aeronaves de gran fuselaje, Boeing 747, los llamados jumbo. La presencia de estas enormes naves surcando el cielo despertó la expectación de los vecinos de los pueblos del entorno, muchos de los cuales contemplaron las maniobras de aterrizaje desde la carretera cercana.

Fluctuación

La ocupación de la campa viene fluctuando a lo largo del año de acuerdo con las necesidades de los clientes de Tarmac, la empresa dedicada al estacionamiento, mantenimiento y reciclado de aviones. Estos permanecen durante un tiempo en Teruel para su puesta a punto, y despegan tras recibir una revisión general. Por esta razón no parece, en principio, que la plataforma de estacionamiento pueda quedar desbordada.

No obstante, el aeropuerto está a la espera de ver duplicada su capacidad en poco tiempo para atender la demanda planteada por Tarmac. Una nueva campa, cuya construcción está a punto de adjudicarse por parte del Consejo Rector que gestiona el complejo aeroportuario, vendrá a cubrir estas necesidades de espacio. El proyecto, que supone una inversión de 1,3 millones de euros, comprende una ampliación que oscilará entre un mínimo de 16.000 metros cuadrados y un máximo de 36.000, con lo que se pretende evitar los problemas de saturación que puedan surgir en un futuro. El proyecto será una realidad en la primavera del año que viene.

La aerolínea Transaero, a la que pertenecen los aviones que están aterrizando estos días en la capital, es la segunda de nacionalidad rusa cuyos aparatos llegan a Teruel. Desde hace más de un año, la compañía Utair Aviation realiza operaciones en el aeropuerto turolense, con la presencia de una media de 40 aviones.

El complejo aeroportuario, en el que actualmente trabajan un centenar de operarios la mitad de los cuales corresponden a la empresa Tarmac, planea la puesta en marcha de nuevas líneas de negocio, la última de las cuales, anunciada el mes pasado, consistiría en una escuela de pilotos de líneas aéreas británicas, que ha presentado recientemente su solicitud para instalarse en Teruel. El centro, con sede en Brighton, utilizaría este emplazamiento para realizar los vuelos de prácticas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies