El Gobierno pide a Bruselas una prórroga para Iberia a dos meses del Brexit

descarga

 

España está buscando una solución intermedia para que Iberia y Vueling puedan seguir volando. Nuestro país no puede permitirse perder más de 75 millones de pasajeros al año.

España está buscando una solución intermedia para que Iberia y Vueling puedan seguir volando. Nuestro país o puede permitirse perder más de 75 millones de pasajeros al año.

El Ministerio de Fomento ha pedido tiempo muerto a Bruselas para buscar una salida al conflicto de Iberia, una de las aerolíneas más inquietas ante la posibilidad de que Reino Unido salga de la Unión Europea sin acuerdo. Si los peores presagios se cumplen, la compañía se expone a perder sus derechos de vuelo dentro de la Unión Europea, algo que el Gobierno no se puede permitir.

En ese contexto, España está negociando una prórroga con la Comisión Europea contrarreloj, como confirman fuentes gubernamentales a este periódico. Bruselas había establecido la segunda semana de febrero como fecha tope (orientativa) para que el Ejecutivo enviase un borrador sobre la situación de Iberia, pero el conflicto es demasiado complejo como para improvisar una solución en un plazo de tiempo tan corto.

La empresa debe demostrar que los accionistas que 'poseen y controlan' Iberia son de la Unión Europea, si la compañía y el Gobierno quieren salir airosos de un Brexit duro. Para eso, la aerolínea debe estar controlada por capital comunitario en un 51% como mínimo, cosa que no sucede en este caso. Los derechos económicos de Iberia son de IAG, grupo resultante de su fusión con British Airways en 2011, y cuyos principales accionistas son Qatar Airways, la gestora estadounidense Capital Group, la también estadounidense BlackRock y el británico Standard Life Aberdeen. No ocurre lo mismo con los derechos de voto de Iberia, repartidos entre la matriz (49,9%) y Garanair (50,01%), una sociedad en manos de El Corte Inglés. Pero este argumento para probar la españolidad de la compañía no convence a Bruselas, como adelantó 'Financial Times'.

La tan ansiada prórroga es uno de los puntos incluidos en el plan de contingencia frente al Brexit que está ultimando el Gobierno, explican fuentes del sector. Uno de los apartados clave es 'Aviación', donde se abordarán las medidas para salvaguardar los intereses de los ciudadanos. La presentación del plan, concebido para mitigar los efectos de una hipotética salida de Reino Unido sin acuerdo, estaba prevista en enero, pero se ha retrasado a febrero. Este periódico se ha puesto en contacto con el Ministerio de Fomento para ampliar información, sin éxito. Tampoco Iberia o IAG han querido hacer comentarios al respecto para este artículo.

Qué se juega España

En cualquier caso, la industria descarta el peor de los escenarios con toda rotundidad. España (y Europa) se juegan demasiado como para dejar caer a su buque insignia de la aviación, y no solo hablamos de Iberia. Vueling no se libra de esta encrucijada, pues también está en manos de IAG —junto a la franquiciada Air Nostrum—. La matriz mueve más de 75 millones de pasajeros al año desde o hacia España (sumando los tráficos de todas las aerolíneas, incluida British Airways), y su caída tendría una repercusión brutaltanto en nuestro país —donde el sector turístico tiene un peso superior al 12% del PIB— como en todo el continente.

 

Convenios con: