El hangar de Air Europa en Mallorca se queda pequeño

hhhh

Globalia abrirá uno nuevo en Madrid en 2019 y el de Palma se centrará en los aviones de corto radio porque no da abasto

 

Inaugurado en 2006 como una de las grandes apuestas de Air Europa para garantizar el correcto mantenimiento y puesta punto de todas sus aeronaves, y ampliado cuatro años después tras el éxito y la evolución positiva de la aerolínea, el hangar que Globalia tiene en el aeropuerto de Palma ha vuelto a quedarse pequeño. Hasta tal punto que la compañía tiene previsto construir uno nuevo en el aeropuerto de Madrid, un proyecto que cuenta con un presupuesto de 21,7 millones de euros y que verá la luz en el segundo semestre de 2019.

La aerolínea ha pasado en los últimos tiempos de ocho a 24 aviones dedicados a larga distancia, por lo que se hacía necesario disponer de una nueva infraestructura con espacio suficiente y que pudiera dar soporte a todas sus aeronaves. Especialmente si se tiene en cuenta que una revisión completa a un avión de este tipo, para que pueda seguir volando, puede llevar unas 10 semanas de duración.

El lugar elegido es Madrid y si bien faltaba por conocer cómo afectaría a las instalaciones mallorquinas la puesta en marcha de este segundo hangar, los principales ejecutivos de Globalia anunciaron ayer en Palma -con motivo de la presentación del nuevo avión de la compañía- que las instalaciones de Son Sant Joan seguirán desempeñando un papel clave en el futuro de la empresa.

Durante el acto de presentación del nuevo Boeing 787-9, los máximos responsables de Globalia pidieron agilidad a las autoridades para sacar adelante sus proyectos y recordaron que, aunque la intención del presidente del Grupo, Juan José Hidalgo, siempre ha sido hacer el mantenimiento de los aviones en España, «se pueden llevar fuera». «Llevamos tres años de papeleo, estamos en un país lleno de papeleo», se quejó el presidente de Globalia.

 

Juan José Hidalgo junto a su hijo Javier a los mandos del nuevo Boeing 787-9.

Cuando el nuevo hangar de Madrid esté operativo, se usará para dar soporte a los aviones que realizan las rutas de largo radio de la aerolínea, mientras que el de Palma se encargará de los Boeing 737 y los Embraer 195, las aeronaves que cubren los trayectos de corto radio (nacionales y europeos).

Así las cosas, pese a que se pierden los aviones de mayores dimensiones, el hangar del aeropuerto de Palma no verá mermada su actividad, gracias al fuerte crecimiento que ha experimentado la aerolínea, que ha motivado que deje de dar servicio a terceros para concentrarse únicamente en la compañía aérea del grupo. Y es que la carga de trabajo es tan importante en Mallorca que 230 personas trabajan a tres turnos en el hangar para tener todos los aviones que entran a punto.

Tarifa plana

Visiblemente emocionado tras presentar «el avión más moderno del mundo», Hidalgo dedicó unos minutos para charlar con la prensa y manifestó que prefiere un modelo de tarifa plana en los vuelos entre Baleares y la Península antes que un hipotético aumento del descuento de residente al 75%.

Además, reveló que los resultados del grupo turístico han dado «un vuelco vertiginoso» en 2017 respecto al ejercicio anterior, cuando se registraron unas pérdidas de casi 18 millones de euros. El empresario destacó que el ejercicio 2017 ha cerrado «muy bien» y que espera que la próxima temporada de verano sea muy próspera para el sector turístico en España, sobre todo en los dos archipiélagos -Baleares y Canarias- y el Levante.

Si bien Hidalgo volvió a recordar que las riendas de la compañía las ha cogido su hijo Javier, y «es él quien tiene que tirar de todo este proyecto que es Globalia adelante», subrayó que el objetivo del grupo es montar un gran hub (centro de interconexiones) en el aeropuerto de Madrid y ofrecer nuevas rutas «siempre que tengamos aviones y haya demanda».

Y por si había alguna duda al respecto, reiteró que no está dispuesto a vender su participación en la compañía, que actualmente ronda el 52%.

Más aviones para competir con Iberia

En los últimos años Air Europa ha pasado de tener ocho aviones destinados a cubrir largas distancias a 24, si se tienen en cuenta los pedidos en firme que ya han empezado a llegar. Su apuesta por el largo radio es muy seria y va a continuar así. Su principal rival en este segmento sigue siendo Iberia pero a Juan José Hidalgo no le asusta el reto: «Tiene que seguir existiendo competencia, se llame Iberia o como sea».

En esta línea, el máximo responsable de Globalia anunció que desde Air Europa piensan «seguir peleando» en un mercado cada vez más competitivo y difícil pero «con mejores medios y armas», después de haber firmado la llegada de 16 Boeing como el presentado ayer.

Hidalgo reveló que la compañía apuesta por Centroamérica, donde «faltan por cubrir México, Santiago de Chile y Panamá». «De momento tenemos que crecer allí», avanzó ante los medios poco antes de reconocer que su primera incursión en Asia -lanzaron una ruta a Pekín hace años- no fue todo lo exitosa que hubiesen deseado y que en el futuro podrían replantearse la situación. «Asia es un destino al que hay que volver», apostilló el ejecutivo salmantino.

Preguntado por la tensa situación en Cataluña y cómo ha afectado a las ventas de billetes aéreos, Hidalgo admitió que han notado «una fuerte bajada de la demanda» en sus vuelos con Barcelona, debido a la inestabilidad política, de la que aún no se han recuperado. Ahora bien, espera y confía en que la situación mejore a partir de la primavera.

En palabras de Hidalgo, las rutas más afectadas por la crisis catalana han sido las que enlazan Barcelona con Madrid y con Palma, donde la compañía opera en ambos casos varias frecuencias al día. Además de estas dos conexiones, también la bajada de la demanda se ha notado en los vuelos desde Tel Aviv y Rusia, agregó.

Asimismo, el presidente de Globalia aboga por la expansión de su división hotelera Be Live, principalmente en zonas turísticas donde el grupo ya está posicionado, y señaló que quiere «crecer más en hoteles que en aviones porque es mucho más fácil».

Convenios con: