El Programa del A400M despega con dos tripulaciones y 50 técnicos de mantenimiento

PROGRAMA

El programa del A400M español ha despegado en el Ala 31 con dos tripulaciones de vuelo y medio centenar de especialistas en mantenimiento de aeronaves. Seis pilotos y siete supervisores de carga del Ala 31 de Zaragoza vuelan ya el A400M con el que el Ejército del Aire se ha estrenado en la élite de la aviación militar de transporte.

A punto de cumplir un año de servicio -el próximo mes de diciembre-, en las modernas instalaciones del primer T-23 -nomenclatura militar española de la aeronave- trabajan también alrededor de medio centenar de especialistas ligados al mantenimiento y la operación de este gigante con alas de patente europea.

La plantilla de profesionales destinados en el 311 Escuadrón de Fuerzas Aéreas crecerá conforme se incorporen al mismo de manera progresiva un total de 14 aeronaves a lo largo de los próximos cinco años, hasta 2022. 

A finales de 2017 está prevista la llegada de la segunda aeronave, de reabastecimiento en vuelo.

“El A400M se encuentra en el Ala 31 porque es la unidad de transporte de referencia en el Ejército del Aire y porque aquí ha venido operando el C-130 Hércules al que sustituye, ya en el límite de su vida operativa”, asegura su jefe, el coronel Andrés Gamboa. “Por experiencia y tipo de misión, sus pilotos y personal de mantenimiento están a la altura para hacerse cargo del nuevo material”. Los ‘elegidos’ deben realizar previamente un curso de varios meses en el International Training Center de Airbus, en Sevilla.

Convenios con: