talleres de mantenimiento

¿En qué se parecen un Boing 747 y una central nuclear?

talleres de mantenimiento

Una central nuclear es una instalación con generadores de vapor, tuberías, turbinas, bombas, condensadores, alternadores, transformadores, torre de refrigeración… Un avión es una estructura compuesta de motores, tren de aterrizaje, tanque, cabina, bodega, alas… Aparentemente, nada es igual en uno y otro entorno. Nada es igual desde un punto de vista técnico. Pero ¿y si observamos las dos estructuras desde un punto de vista organizativo?

 

Se ha comprobado que entre un 30 y un 50% de los trabajos de reparación a realizar en un avión aparecen cuando desmontas el aparato para inspeccionarlo. Esto tiene dos significados. Por una parte, que será difícil que puedas garantizar una fecha de entrega del avión. Por otro lado, que organizar los recursos disponibles en el hangar de reparación de los aviones, antes de comenzar con los trabajos de inspección, es probable que no sirva de nada y que, además, haya que estar modificando, permanentemente, tanto la asignación de tareas como la asignación de recursos. ¿La solución? Los jefes de proyecto supervisarán, diariamente las prioridades de trabajo, se concentrarán los recursos disponibles en unos pocos trabajos, se marcarán plazos de tiempo para la consecución de esos trabajos y se evitará acometer varias revisiones a la vez (o sea, que se evitará la dispersión de recursos).

Otra manera de prever donde habrá que concentrar los recursos, durante el proceso de reparación del avión, será monitorizar su funcionamiento en vuelo. O sea, que, dado que el avión puede que ya haya presentado problemas durante su actividad, también será posible monitorizar la necesidad de posibles reparaciones con tiempo de antelación, no teniéndose que asignar recursos sobre la marcha a una tarea… quitándoselo a otra. Esto, evidentemente, permitirá aumentar la productividad de los trabajos.

La fiabilidad en la fecha de salida del avión se acercó al 100%, con lo que la aerolínea mejoró sus niveles de puntualidad.El resultado de aplicar estas mejoras en los procesos de reparación de la flota de aviones de Iberia, puesto en marcha por CMG Consultores, fue el siguiente: un aumento del 25% de la disponibilidad de los aviones, con menos horas de trabajo dedicadas, tanto por parte del personal externo como interno. Además, la fiabilidad en la fecha de salida del avión se acercó al 100%, con lo que la aerolínea mejoró sus niveles de puntualidad y, por si esto fuera poco, la reducción media del plazo de las revisiones mayores (TAT) de los aviones superó el 25%.

El éxito de los trabajos ha sido tal que el grupo IAG (Iberia, Vueling, British, Air Lingus) decidió aumentar el número de revisiones que asumía, tanto de aviones propios como de otros, propiedad de otras compañías.

Conclusión: la reducción de multitareas, la sincronización de trabajos y recursos (sin necesidad de tener pre-planificados todos los trabajos) y la implantación de un sistema de prioridades en tiempo real —entre otras novedades en el modelo de gestión aplicado por CMG Consultores— puede acabar generando aumentos de productividad del 20/50%. Tras lo logrado en Iberia, esta consultoría ha podido trasladar su experiencia a otros escenarios (cómo, por ejemplo, la central nuclear de Almaraz), donde ha conseguido similares resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies