Embraer-pedazo-Boeing-incrustado-Austral CLAIMA20131108 0055 17

Dos aviones se rozaron en tierra y rompieron sus alas

Embraer-pedazo-Boeing-incrustado-Austral CLAIMA20131108 0055 17

Fueron un Boeing 737 de Aerolíneas y un Embraer de Austral, que venía de Brasil. Las dos naves tenían pasajeros a bordo. No hubo heridos. Las causas: falta de banderillero e intenso tráfico aéreo.

En el mismo momento en que el presidente de Aerolíneas Argentinas se preparaba para el aterrizaje del pasajero siete millones en lo que va de este año, dos aviones de la empresa chocaron en tierra. Ocurrió ayer a la tarde, en el Aeroparque Jorge Newbery. Las dos aeronaves tenían pasajeros a bordo y sufrieron daños en sus alas. Pero no hubo heridos porque el impacto se produjo a muy baja velocidad.

El hecho ocurrió a las 16.20, a la altura de la posición remota 26, un área de estacionamiento y maniobra de aviones, alejado de las mangas. Al parecer, en el accidente fue clave la falta de personal y la poca distancia entre cada una de las aeronaves.

El vuelo de Austral 2275 acababa de aterrizar procedente de Guarulhos, San Pablo. Minutos después, el 1748 de Aerolíneas Argentinas empezaba a retroceder. Se preparaba para iniciar la maniobra de despegue hacia San Miguel de Tucumán y ya tenía a todos los pasajeros a bordo.

Según explicaron fuentes de Aerolíneas Argentinas, la aeronave de Austral (un Embraer 190, matrícula LV-CIE) se había detenido. Quedó demasiado cerca del otro avión por motivos que anoche no eran claros. Fue en ese momento cuando el avión de Aerolíneas Argentinas (Boeing 737-NG, matrícula LV-CYO) recibió la orden de iniciar maniobras y empezó a retroceder. Y tocó con su ala derecha el estabilizador de la cola trasera de la aeronave de Austral, sin saber qué era lo que estaba ocurriendo. El avión de Aerolíneas sufrió un daño importante: se le rompió el winglet (aleta) derecha.

Este diario pudo saber que el piloto de Aerolíneas, que se preparaba para despegar, declaró que no observó al banderillero que debía estar allí para indicarle la maniobra. “Desde la cabina de pilotaje no podés ver todo el avión”, argumentó Pablo Biró, titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA). Fuentes de Aerolíneas Argentinas también dieron esa versión, al explicar que la persona que debía señalizar no estaba en el lugar. Ese será el eje de la investigación que quedó a cargo de la Junta de Accidentes de Aviación Civil. Después del choque, los pasajeros que debían partir hacia Tucumán fueron reubicados en un vuelo de Lan. Los aviones colisionados pasaron al área técnica para ser reparados.

El canal de noticias TN difundió un audio de los diálogos entre la torre de control y pilotos que estaban operando en momentos posteriores al incidente. Allí se advierte que hubo desorganización y desconcierto en el manejo de la situación. “No pasa el avión por acá, hay que correr el de Austral”, dice un piloto, que estaba realizando maniobras de ingreso. La respuesta siguiente es del piloto del avión de Austral: “No pude entrar a la posición y por eso me impactaron en la parte trasera del avión. No tengo señalero”, se escucha.

Otro piloto, de un avión que ingresa, se suma: “Yo sí puedo pasar. Me voy fijando”. “Váyanse fijando que yo de acá no puedo ver si pasan o no pasan”, piden desde la torre de control. “¿No tiene ningún avión fuera de la posición, o sí?, pregunta un piloto. “Podemos continuar el rodaje”, consultan un avión más. “Si ustedes tienen el espacio suficiente para ingresar, continúan”, responden desde la torre.

Las fallas en las operaciones quedaron a la vista. Diferentes fuentes que conversaron con Clarín indicaron que uno de los problemas es que en Aeroparque se está operando con una cantidad de vuelos que desborda la infreaestructura.

“Es un área congestionada y no hay espacio para errores”, graficó Biró. Por su parte, el secretario gremial de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y ex piloto del avión presidencial, Jorge Pérez Tamayo, señaló que Aeroparque opera con una cantidad de vuelos que exceden su capacidad.

“Si existieran los espacios necesarios, sería muy difícil que choquen dos aviones”, explicó. Y dijo que los problemas en Aeroparque se multiplicaron a partir de 2010, “cuando se autorizó la operación de vuelos regionales a esa terminal que llegan desde Paraguay, Chile, Brasil y Uruguay. “Si vos tenés la capacidad de un estacionamiento para 50 coches y pones 100, lo más probable es que salgan los coches rayados”, ironizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies