1C1B406F-F0CA-FCB4-F02DA240D0DC36FF

Cien pasajeros desalojados al chocar un avión y una máquina en Villanubla

1C1B406F-F0CA-FCB4-F02DA240D0DC36FF

La compañía Vueling tuvo que cancelar ayer el vuelo  1585 Valladolid-Barcelona en el aeropuerto de Villanubla después de que uno de sus aviones Airbus A320 impactara contra una máquina. Fuentes de la compañía señalaron que todavía no tenían muy claro si el choque se había producido contra una GPU (Ground Power Unit), que es un generador de energía eléctrica, o contra un ASU (Air System Unit), que es otra máquina, de mayor tamaño, cuya función es dar aire a los motores.

El caso es que el avión impactó contra una de las dos al hacer una maniobra de marcha atrás y se vio dañado en una de sus sondas. Ante esta situación, Vueling prefirió no correr riesgos y decidió cancelar el vuelo que tendría que haber salido poco antes de las 13.30, con el consiguiente desconcierto entre los cien pasajeros afectados, que tuvieron que desalojar el avión. No obstante, la compañía catalana les ofreció varias opciones. La primera, devolver el dinero de los billetes; la segunda, reubicación en alguno de los vuelos procedentes de Madrid con destino a la Ciudad Condal.

Por otro lado, Vueling decidió trasladar a un equipo de mantenimiento desde la capital para que revisara los posibles daños que pudiera haber sufrido el A320, el tipo de avión utilizado en todas las operaciones por esta compañía.

El avión utilizado ayer por Vueling tiene casi cuatro años de antigüedad, si bien durante el primer año y medio de vida fue utilizado por la compañía Air Berlin y los dos años siguientes por la aerolínea francesa Air Cosica. De hecho, la compañía catalana lo venía utilizando hace apenas un mes y medio.

Pese a la escasa gravedad, hacía ocho años que en el aeropuerto de Valladolid no se producía un incidente similar, tal y como refleja el informe de actividad de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento y encargada de investigar todos estos sucesos.

Concretamente, fue el 27 de julio del año 2006, cuando una aeronave procedente del aeropuerto de Cuatro Vientos, en Madrid, intentaba aterrizar en la pista 23 del aeropuerto de Valladolid. Fue entonces cuando el instructor de vuelo que iba dentro y un alumno notaron que «el avión se iba un poco a la derecha», según reza el correspondiente informe. «Al ir perdiendo velocidad, la aeronave, la hélice y el plano derecho hicieron contacto con el suelo», detalla el documento, que aclara que «no se produjo incendio y los ocupantes resultaron ilesos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies