new logo ryanair

Boeing y Ryanair ultiman otro bombazo comercial

new logo ryanair

 

 

Puede ser cuestión de horas o días que Ryanair anuncie la compra de otros cien aviones Boeing 737 Max, según ha publicado Reuters. Otra bomba en el mercado. O no tanto. La noticia es muy importante pero no es tan bomba como que Airbus le hubiera robado este cliente, el primero de Europa, a Boeing. Los datos que ha difundido la agencia británica indican que Boeing estaría cerrando la operación de venta de otros cien aviones del modelo 737 a Ryanair, con una novedad adaptada específicamente para la compañía irlandesa: 11 pasajeros más que los 189 que finalmente había logrado embutir en su última variante. No es sólo un ahorro adicional en combustible, sino además ahora son 11 pasajeros más.

No ha trascendido si se trata de apelotonar más aún a los pasajeros o si el fabricante americano ha logrado alargar un poco la estructura, con el mismo soporte. Recordemos que el 321 de Airbus tiene esta capacidad y se sustenta sobre el mismo esquema que el 320. El nuevo modelo de Boeing habría sido el resultado de una negociación directa con la compañía irlandesa, que ha precisado sus necesidades hasta el detalle. Y, simultáneamente, compra 100 aviones más que se añaden a los 175 que había adquirido hace un año (180, tras un añadido de última hora) y que se empiezan a entregar en este mes de octubre. O sea, 275 aviones nuevos para la irlandesa, de cara a lograr su objetivo de llegar a los 120 millones de pasajeros anuales (hoy está en poco más de 83).

La información que se ha conocido y que, por supuesto, no ha sido ni confirmada ni desmentida por los interesados, señala que el nuevo modelo de B737 estaría pensado fundamentalmente para las low cost, y que sería capaz de proporcionarles un 5 por ciento de ahorro adicional por asiento. Hasta 200 pasajeros no es necesario ampliar la tripulación y, simultáneamente, ahorra el combustible que prevé la variante Max de este avión.

Detrás de este acuerdo, en el que gana Ryanair (que obtendría un precio muy ventajoso) y Boeing (que ratifica la viabilidad de su nuevo avión de cara a las low cost), está la batalla feroz de los dos grandes fabricantes de aviones por el segmento de más ventas, en el que compiten el A320 y su familia con el B737, y a la vez el mercado de corto y medio radio, ideal para los vuelos intraeuropeos.

Todo esto debe llevarnos a una sencilla reflexión: el negocio de la aviación, como ocurre frecuentemente, no se basa en una única estrategia. El éxito del low cost no depende sólo de los salarios contenidos, ni de las ayudas públicas, ni de operar en aeropuertos marginales y, por lo tanto, baratos, ni de cobrar todos los complementos que podamos imaginarnos. Sí, requiere de todo eso, pero también exige flotas baratas para que los costes de amortización tengan poco impacto, que los mantenimientos sean simples como los que ofrece el B737, y cómo no, de unos pocos asientos más por avión que ofrezcan ese plus que amplía los márgenes. La conjunción de todo esto es lo que conforma una propuesta imbatible. Claro que puede faltar algún elemento, pero no se ha de perder de vista el conjunto. En esto, parece que está todo inventado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies